¿Si nombro la palabra “vulnerabilidad” con qué lo asocias? Seguramente con debilidad, ¿no? Hoy quiero presentártela como un sinónimo de valentía, que aunque suena contradictorio, este otro enfoque puede ser beneficioso para tu reinvención en todo el sentido.

Vivimos en un mundo donde se nos ha enseñado a dar una alta importancia a las apariencias, al éxito o a la perfección, en pocas palabras, sólo a lo positivo en nuestra vida y tapamos o maquillamos nuestras sombras, nuestros errores o nuestras dolencias. Lo que produce con el tiempo una gran carga perjudicial en nuestra vida. Es lo que suele generar la comparación con los demás, la frustración y muchas cosas más. Es como cargar un lastre, y ocultarlo para que nadie lo vea.

Hoy los psicólogos, otros profesionales del bienestar e incluso los mismos grandes del marketing defendemos el hecho de permitirnos mostrar nuestros errores, nuestras debilidades, aceptar cuando tenemos miedo, ira, desconocimiento en algún área, nuestras vulnerabilidades. Porque cuando somos transparentes generamos mucha más confianza y empatía con las demás personas: amigos, familiares, clientes, pacientes, socios, proveedores, etc. Y claro, tal como lo hemos visto hasta ahora es un gran gesto de valentía ver nuestros errores o limitaciones como una oportunidad para avanzar o madurar.

Es decir, hemos notado que mientras la vulnerabilidad está asociada con la valentía, la cobardía disfrazada de perfección está asociada con debilidad.

¿Entonces, quiere decir esto que tengo que contarle todas mis penas, mis dolencias y mis males a todo el mundo? Claro que no, no se trata de eso.

Test de Valentía - ¿Te gustan las emociones fuertes?

Se trata de encontrar el equilibrio, mostrarnos seguros cuando hacemos valer nuestras fortalezas y disfrutar de ello, y de admitir cuando no estamos de acuerdo con algo, o no lo dominamos o nos da vergüenza o miedo hacerlo. Es básicamente ser coherentes con nosotros mismos. Cuando lo hacemos soltamos la necesidad de control, gestionamos nuestras emociones y transmitimos transparencia.

En resumen, la vulnerabilidad nos muestra dos caminos: evitar mostrarla mientras crece con el tiempo, o admitirla y aún así seguir adelante. ¿Cuál crees que será más cómodo?