Hasta hace poco el mundo estuvo casi detenido, como si algún pequeño personaje llamado Covid-19 hubiese dado con el botón del remoto “pausa”.

Sabemos que este drástico freno ha sido por asegurar nuestra salud, la de nuestros seres queridos y la de la sociedad en sí de la pandemia; y que además ha llevado a muchas empresas a realizar cambios repentinos que en su momento fueron impensables, como por ejemplo el teletrabajo.

Esta opción no es nueva, pero la realidad es que es bajo el porcentaje de las empresas que confían en ella. Sin embargo, dentro de la necesidad, muchas han visto los beneficios que esto trae.

Beneficios del teletrabajo

Según los chinos, toda crisis nos brinda dos enfoques: el peligro o la oportunidad.  Por eso quisiera plantear los resultados que está trayendo hoy este método laboral.

Algunos beneficios del teletrabajo

Los beneficios más palpables de este cambio son los ahorros económicos que las empresas pueden tener. Costo de alquiler o servicios que pueden invertirse de otra manera y permitir su evolución. De ser necesario un espacio físico de manera puntual, puede contarse con el alquiler de espacios por horas o días en centros de negocios o coworkings.

Además es una buena forma de promover la conciliación familiar, que para muchos trabajadores es importante; lo que también ayuda a retener el talento en las empresas.

Uno de los grandes beneficios son el económico y la retención del talento.

Por otro lado, los trabajadores, mientras se esperaba para la mayoría que el rendimiento de estos se reduciría, los cambios que se han visto no han sido esos.

Según encuestas de Bain & Company hechas entre el 1 y 6 de mayo a más de 1000 trabajadores españoles distribuidos en todas las comunidades autónomas acerca del teletrabajo, confirma que el 68% es igual o más productivo trabajando en remoto.

El 40% de las personas encuestadas indica que su jornada laboral es más larga desde que trabaja en remoto al no saber desconectar a la hora de descanso o incluso días no laborables. Frente a solo un 18% que afirma trabajar menos horas.

¿Qué hacer para mejorar?

Para este punto, tal como lo ha comentado María Márquez (coordinadora del estudio) “…es importante que las empresas desarrollen un plan enfatizando las medidas más cercanas a los individuos, ya que son las más demandadas por los propios trabajadores”.

Habría que hacer una modificación importante en cuanto a programas, formaciones, metodos, comunicaciones, etc para que el trabajador pueda hacerse esa “nueva rutina”. Para la mayoría de los trabajadores el teletrabajo es un nuevo mundo que pareciera llegar para quedarse. Pues, según la encuesta se pretende aumentar un 24% más, dando un total de 87% de teletrabajadores.

El teletrabajo parece que vino para quedarse

En conclusión, las crisis suelen venir para dejar un mensaje y debemos estar atentos a ello para poder realizar los cambios necesarios para buscar el crecimiento y la evolución en todos los sentidos pensando siempre en el ganar-ganar.

Lo realmente interesante es que hasta hace muy poco pensabamos que el teletrabajo beneficiaba más al trabajador que a la empresa. Y según este estudio, parece incluso beneficiar más a la empresa que al empleado.