Si te nombro la palabra “resaca” seguramente la asocias con el resultado de dolor de cabeza y otros malestares por haber bebido en exceso, ¿verdad?

Never Drinking Again GIF - NoDrinking NoMoreDrinking Hangover GIFs

La realidad es que no solo vivimos las resacas por ingerir tano alcohol, sino que nuestra parte emocional, también suele vivir sus resacas.

La diferencia entre ellas, es que la primera podemos evitarla ya que se produce por un factor externo que podríamos evitar sobrepasar el límite y la segunda no, pero si podemos gestionarla. Déjame explicarte más acerca de este tema y nombrarte 4 herramientas que podrás utilizar para salir de ella. Si quieres saber cómo reconocerla, te dejo aquí este podcast donde te hablo más al respecto.

Cuando vivimos movimientos emocionales muy, muy intensos nuestro cuerpo puede hacer uso de sus componentes físicos para mantenerse alerta y enfrentar esa situación. Pero cuando todo pasa, y termina esa situación difícil, nuestro sistema se relaja y es cuando comenzamos a vivir una serie de síntomas físicos y emocionales. Como ves, el proceso es muy similar a la resaca que ya conocemos.

  1. La resaca emocional suele nublar nuestra mente y no permite que seamos objetivos/as en nuestras decisiones. Por ello, es importante que durante el proceso no tomemos ninguna decisión.

2. Estemos o no pasando por una resaca emocional, es importante realizar actividades que disfrutemos y nos relajen. Podemos hablar de cocinar (que es mi caso), dibujar, escuchar música, leer, hacer deporte, meditar, etc. Esto nos ayudará a bajar la marea de los pensamientos y emociones que estamos viviendo en la resaca emocional.

3. Ponle atención a ti diálogo interno. Como te dije antes, cuando pasamos por la resaca emocional somos un poco fatalistas y no nos es posible ver la situación como realmente es. La conversación con nosotros mismo también va por el mismo camino. Por eso, escúchate y de tener mensajes negativos, ve cambiándola poco a poco. Por ejemplo, si frases como “todo me sale mal” son las que te vienen a la cabeza, plantéate una pregunta como “¿Qué puedo aprender de esta experiencia? Así nos sacaremos del bucle.

4. Por último, acepta el proceso que vives. Si has pasado por un cambio importante en tu vida comprende que debe pasar un tiempo para que puedas asimilarlo y es completamente normal. A lo mejor no te apetece hacer nada y prefieres un tiempo para ti, y eso es totalmente valido. Si observas que este estado perdura en el tiempo, no dudes en buscar ayuda profesional para que te brinde herramientas para salir de ese estado.

En resumen, la resaca emocional es el resultado de una carga emocional muy intensa y no es posible evitarla. Utilizando algunas herramientas o ayuda profesional podremos ir saliendo de ella e ir canalizando nuestras emociones.