Seguramente, el primer interés al enviar tu CV a una empresa, es lograr que te contacten para una entrevista y aumentar las posibilidades de ser contratado/a. 

¿Sabes en qué es lo primero que se fija un reclutador cuando recibe tu CV?

Normalmente en tu experiencia previa:  El cargo que has ocupado, pero sobre todo en las funciones realizadas, y muchas veces, en los beneficios que has aportado a la empresa.

Lo más irónico de todo, es que uno de los espacios donde más fallan los candidatos que aplican a trabajos es en el espacio de la descripción de las funciones de la experiencia que han tenido y son inmediatamente descartados.

Entonces, debemos intentar hablar el mismo idioma del reclutador. ¿Cómo podemos redactar las funciones en tu CV de forma ideal?

Para encajar mejor al perfil que buscan, lo recomendable es que prepares  una lista con las funciones y responsabilidades de tus experiencias laborales pasadas. Es muy importante que resaltes las tareas que has desempeñado similares a las del puesto al que aplicas. Incluye también tus  habilidades más destacadas, logros, y por supuesto, las palabras claves importantes para el puesto que te serán muy útiles, entre otras cosas, en las plataformas de empleo. 

Ya que sabes los pasos a seguir, te diré con detenimiento como aplicar cada una de ellos para que tengas un CV más atractivo para los reclutadores.

¿Por qué es tan importante redactar con estrategia las funciones en el CV?

Por si aún te quedan dudas de la importancia de las funciones, te cuento un poco mi experiencia como reclutadora:

Un sinfín de veces he visto CVs con apenas información acerca de la experiencia que han tenido, o de forma poco clara. ¿El resultado? Inmediatamente descartado, porque no facilitaban la información que necesitaba saber. Y posiblemente mucho de ellos eran potenciales candidatos. 

Por eso, describir las funciones desempeñadas en tu CV de forma acertada es uno de los aspectos decisivos que seguro influirán a la hora de contactarte.

Pasos claves para redactar las funciones en tu CV:

  1. Prepara una lista que te ayude a identificar y organizar las tareas, funciones, responsabilidades y logros de tus empleos anteriores. Para esto podrás pensar en tu jornada habitual con cada una de las actividades que hacías, incluso las esporádicas. En otras palabras, una lluvia de ideas. 

2. Ahora es momento de discernir, elige qué funciones incluyes en tu CV. Incluye sólo las relevantes en tu puesto que sean similares a las que busca la empresa.

3. La mejor manera de hacerlo, es enumerar tus responsabilidades en viñetas, para que se lea rápido y fácil. Destaca en negrita las funciones que se relacionan con la posición vacante. Limita la descripción de tus funciones a los 3 a 6 puntos más importantes. 

4. Muestra tus habilidades (duras y blandas) que te hacen idóneo para el puesto para que los reclutadores puedan valorarlas. Así, podrás demostrar a los empleadores potenciales porqué vas a ser capaz de adaptarte al puesto y a la empresa.

5. Si los has obtenido, Incluye los logros en tu experiencia después de las funciones, es importante porque amplía la posibilidad de obtener una cita para una entrevista. 

6. De ser posible (y real), cuantifica tus logros y responsabilidades utilizando números y porcentajes. Por ejemplo: «Aumento de las ventas en un 20% mensualmente», «Formé y supervisé a siete nuevos empleados». Así, ayudarás al reclutador a ver la magnitud de tus responsabilidades.

7. Si vas a personalizar cada experiencia laboral a la vacante, utiliza el lenguaje adecuado para cada vacante. Una buena manera de hacerlo es fijarte en los requisitos claves que pide la oferta. Infórmate de la empresa, a qué se dedica, su objetivo, sus valores, su misión y visión. Si coincides con ellas, manifiéstalas en tu CV en el lenguaje que utilizan ellos. No olvides incluir las palabras claves para describir tus funciones. Esto te permitirá pasar el filtro automático ATS (Applicant Tracking System) que utilizan muchas empresas y plataformas laborales.

¡OJO! Nada de  copiar y pegar la descripción desde la oferta que  publican. Los reclutadores se darán cuenta y lograrás una mala imagen. Mejor hacerlo con tus propias palabras.

8. Ordena y prioriza la información según la vacante y empresa. No todas las funciones o experiencias tienen la misma importancia.  Para esto, apóyate en la publicación de la vacante, documéntate acerca de la empresa y determina cuáles son  las más relevantes y el orden de prioridad de las mismas.

Por último…

9. El orden idóneo para describir las funciones, es: poner el nombre de la empresa, fecha de inicio y de fin (o actualidad), y luego describir las funciones y logros.

Claro que para hacerlo, necesitarás dedicarle tiempo. Sin embargo, teniendo la base, lo demás será más sencillo. Por otro lado, en la búsqueda de empleo, es mucho mejor la calidad que la cantidad. No tiene ningún sentido enviar 100 CVs iguales a empresas en las que no encaja nuestro perfil, a enviar 10 de forma optimizada.

Si quieres saber más acerca de la optimización de tu CV y de otros aspectos de la búsqueda de empleo, hablemos.