El ahorro en estos tiempos es fundamental. Ya hemos visto que poco podemos predecir qué pasará mañana y por ese temor, atesoramos nuestros ingresos. Por eso hoy te quiero hablar de una técnica centenaria japonesa que te puede ayudar a ahorrar. Esta técnica de la cual hablaremos, primero te facilitará saber dónde estas haciendo más gastos para poder adecuarlo mejor de ser posible, y luego ha llevar una mejor gestión de tus finanzas.

Este método se llama Kakebo y se traduce enlibro de cuentas para la economía doméstica”. Este método creado por Motoko Hani, primera mujer periodista del país, básicamente viene a enseñarnos cómo debemos gestionar nuestras finanzas mientras ahorramos.

Aprender a gestionar las finanzas.

Una de las claves para que funcione es la constancia.  Sonará fácil pero debemos admitir que a veces es difícil cumplirlo, ¿verdad? Y otra de las claves es que no nos auto engañemos (que también solemos hacerlo a veces, no nos engañemos ????). De resto es bastante sencilla de cumplir. Igualmente hoy tenemos disponibles ciertas Apps que nos facilitan el trabajo y nos ahorra tiempo.

Originalmente se trata de un cuaderno con un calendario y una agenda donde se anotan los ingresos y los gastos diarios. Pero, y aquí viene lo “difícil”: TODOS los gastos . Desde un móvil hasta el caramelo que compramos en el kiosco. Estos “insignificantes” gastos son importantes porque son los que menos tomamos en cuenta y van sumando los gastos sin saberlo.

Mucha atención a cada movimiento de tu dinero

Con Kakebo puedes permitirte ahorrar (una cantidad razonable que desees al mes) tomando en cuenta cada gasto e ingreso que tienes en ese período. Respetando las categorías correspondientes de cada gasto y examinando los resultados semanalmente.

Te resumo un poco más cómo funciona Kakebo en 6 sencillos pasos:

1.     Anota tus ingresos: Recuerda, absolutamente todos.

2.     Apunta también tus gastos según la categoría que correspondan:

– Supervivencia: gastos indispensables para alimentación, salud, transporte, vivienda, servicios (agua, luz, wifi), etc.

– Ocio y vicio: gastos relacionados con el tiempo libre.

Cultura: Libros, formaciones, académicos, etc.

–  Extras: emergencias, gastos especiales como regalos, etc.

3. Toma en cuenta cuánto quieres ahorrar para fijarte la meta: Recuerda, debe ser una cantidad realista.

4.     Establece un presupuesto: Tomando en cuenta los puntos anteriores, pregúntate ¿Qué dinero puedes gastar semanalmente?

5.     Haz tu balance: Semanalmente observa los resultados y analiza si has cumplido tu objetivo del presupuesto.

6.     Rectifica: Ya con los resultados en mano te será más fácil intuir en dónde podrás disminuir los gastos.

Un método individual o familiar

Ventajas de Kakebo

  • El atender de cerca y diariamente tus ingresos y gastos, te ayuda a seguir cada euro que entra y sale. Entonces, así podrás saber dónde puedes ahorrar más.
  • Ayuda también a reflexionar sobre los gastos innecesarios que te pueden llevar al objetivo de tu ahorro.
  • Es un método muy sencillo que puede hacerse desde muy temprana edad, económico, educativo y desde casi cualquier cantidad de ingresos.

Desventajas de Kakebo

  • Para muchos,  la constancia y dedicación que pide este método es una de las mayores desventajas. Sin embargo, yo lo veo más como un reto y una oportunidad de crecimiento. Todo depende del lado de la moneda que se mire (nunca mejor dicho ????).

Otras opciones de Kakebo:

  • Para los que nos gustan las cosas más sencillas y rápidas, existen diferentes Apps. moviles que ahorran tiempo. Entre ellas está Fintonic, donde puedes meter tu número de tarjeta para que la aplicación vaya por si misma ubicándote tus ingresos y gastos según su categoría. Aunque es verdad que a muchas personas no les da mucha confianza, es bastante útil (ya la he utilizado).
  • Otras personas recomiendan guardar todos los tickets de las compras. Pero esto me parece un poco lío, porque pueden extraviarse con facilidad.
  • También aconsejan (y no me parece mala idea) obtener un extracto bancario semanal para poder analizar los gastos e ingresos que hemos tenido semanalmente.

En conclusión, hoy ya no hay excusas para no atender nuestras finanzas, pues si no tenemos tiempo, tenemos la tecnología y si queremos ser más minuciosos podemos hacerlo manualmente o incluso contar con los recursos que ya tenemos a mano.

¿Ya habías estado aplicando el método Kakebo sin saberlo? ¡Cuéntame, te leo! ????