A todos nos pasa. Cuando inicia un año sentimos que es como si se reseteara nuestra vida. La frase de “este año sí lograré…” y lamentablemente, nuestras metas las abandonamos con gran facilidad en algún momento, si es que las iniciamos, claro. ¿Pero por qué, si lo deseamos realmente? Sigue leyendo.

Los cambios o metas que queremos realizar pueden ser infinitos. Desde Ganar más dinero, cuidarnos más física y mentalmente, realizar un curso, quitarnos un mal hábito, emprender, cambiar de empleo, aprender algo que nos aficione, etc. Sin embargo, por muy diferentes que estos pueden ser, para cumplirlos debemos seguir los mismos pasos. Incluso debemos enfocarnos en los que realmente quisiéramos conseguir en primer lugar, de eso ya hablaremos más adelante.

Por eso, como más de uno de nosotros queremos que el 2021 valga realmente nuestro esfuerzo te quiero presentar una herramienta que posiblemente la hayas escuchado y que te puede ser muy útil para lograr crear esos hábitos o cambios que deseas.

Pero cuidado, porque como les perdamos de vista y enfoque posiblemente no las sigamos cumpliendo. Si te pones a ver, cambiar amerita de un esfuerzo y atención de nuestra parte para mejorar. Pero seguir haciendo lo mismo nos mantiene igual, y en ocasiones sin darnos cuenta empeorando. Esta es una de las causas por las que no cumplimos los objetivos

Pero…¿cuál es el primer paso?

Sin duda alguna realizar la lista de las metas. Escribirlo nos ayuda a hacerlos conscientes y comprometernos más con ellos. Para esto te recomiendo hacer una lluvia de ideas o un brainstorming donde puedas apuntar cualquier objetivo que te venga a la mente, deja que fluya. Podrías descubrir muchas cosas. Luego puedes ir tachando las que no creas demasiado relevantes. Si te cuesta mucho decidirte, puedes enumerarla del 0 al 3 según su nivel de importancia para ti.

Esas que sean las más importantes, son en las que te centrarás en un determinado tiempo para cumplirlas (3 meses, 6 meses…). Ahí es donde aplicaremos nuestro S-M-A-R-T

Smart, en inglés es inteligente y la herramienta SMART nos invita a que nuestros objetivos deben ser Específicos (Specific), Medibles (Measurable), Alcazables (Achivable) Relevante (Relevant) Time (Tiempo).

Por ejemplo, un objetivo sin SMART es: Este año me voy a cuidar más. Pues no es específico, ni medible en el tiempo.

Si le aplicamos SMART sería algo como: A partir de enero 2021 voy a comenzar a ejercitarme (cómo) , comer sano y meditar en las mañanas para sentirme mejor.

Luego, este objetivo toca dividirlo en sub-objetivos: comprar ropa de ejercicio, encontrar dónde lo harías, hacer un plan de comidas sanas y comprar lo necesario y saber cómo y donde meditaremos.

Todo esto puede estarte agobiando, pero te aseguro tres cosas:

1.      No toma tanto tiempo como crees

2.      Dedicarte a ello te compromete más a cumplirlo

3.      Subdividirlo lo más posible disminuye el abandono y te sentirás con más seguridad.

Aunque ya estemos en el 2021 ponernos metas no está nunca demás, así que mantén esta información contigo para cuando quieras o necesites hacer tu objetivo SMART.

¿Ya habías utilizado esta herramienta? Cuéntamelo en tus comentarios.