Si eres emprendedor(a) o tienes pensado serlo en algún momento, este artículo va dedicado exclusivamente para ti. Porque, además de hacer un proyecto, que ya es bastante decir (porque nos demanda tiempo y muchas veces dinero), también debemos contar con una serie de habilidades que nos permitirán llevarlo a cabo con éxito. Claro que según cada proyecto, pueden surgir algunas más. Pero aquí te nombro las más básicas y cómo podemos desarrollarlas.

Be The Goal Do The Goal Become The Goal Exercise GIF - Be The Goal Do The Goal Become The Goal Goal Exercise GIFs

1. Orientación al logro

Seguramente, si tienes algún proyecto en mente es porque tienes una meta con él. Principalmente que funcione y podrías visualizarte en ello.

Muchos proyectos fallan o se abandonan, porque esta sensación se confunde con la ilusión que tenemos al inicio. O también por ver que esa meta que nos hemos marcado es muy cuesta arriba. Nos enfocamos en los obstáculos más que en las oportunidades que tenemos.

¿Cómo desarrollarlo?

La tenacidad y perseverancia deben ser tu bandera, sobre todo al inicio. El proyecto que tienes, aunque suene un poco crudo, puede que se tome su tiempo. Eso tiene sus virtudes, porque te da tiempo a ir modificándolo cuantas veces necesites.

Una manera de orientarnos al logro, es establecernos objetivos pequeños. De esa forma no veremos lo lejos que está la cima, sino lo inmediato que esta el próximo paso. Esto nos acerca a la meta y nos mantiene motivados(as) a continuar. Recuerda, estos deben ser Específicos, Medibles, Alcanzables, Realistas y Temporales (SMART).

2. Autoconfianza

Muchos piensan que esta habilidad quiere decir que puedes hacer todo lo que quieres, y no se trata de eso. La autoconfianza no es otra cosa que valorar todos los logros que has tenido, saber lo capaz que eres de realizar nuevas cosas; pero también tus puntos débiles que debes gestionar.

¿Cómo desarrollarla?

La autoconfianza se crea a través de la imagen que tenemos de nosotros mismos desde nuestra infancia y se va afianzando con las experiencias a lo largo de la vida.

Quiero poner un ejemplo, seguramente la persona en quien más confías, la conoces bastante bien. Sabes que tiene cualidades maravillosas, pero también sus puntos de mejora, y aún así sabes que puedes contar con ella ¿Cierto?

Pues en tu caso pasa exactamente lo mismo. Conocerte es la herramienta principal para confiar en ti. Conocer quién eres, a dónde quieres llegar y las habilidades y herramientas con lo que cuentas para llegar a ello, te ayudará a que confíes en ti.

3. Gestión emocional

Con esto no me refiero a tener siempre una excelente actitud, sonreír siempre, nunca tener miedo ni enfadarte…sino todo lo contrario. El emprendimiento trae consigo una montaña rusa emocional donde algunos días te sentirás super a gusto, otros frustrado/a, otros cabizbajo, etc. Así, como en la vida misma. Negar lo natural no tiene sentido. Por eso dejarlas fluir es mucho más sano que enmascararlas.

¿Cómo desarrollarla?

Ser honestos con nosotros mismos sería el primer paso. Taparlas con frases motivadoras como “no pasa nada”, lo que hace es reprimir la realidad.

Si quieres saber más de la gestión emocional, lo explico de manera detenida en mi libro Autoconocimiento Millennial.

4. Medir el riesgo

El riesgo es otro factor que estará presente en nuestro camino. El fracasar, es algo que no siempre podremos evitar y del que podremos aprender. Sin embargo, muchas veces podremos disminuirlo.

¿Cómo desarrollarlo?

Lo primero que debemos preguntarnos es hasta dónde estamos dispuestos a arriesgarnos. Pero ojo, no sólo a nivel económico, sino también decisiones, tiempo personal, familiar, social, etc.

También el hacer un plan de contingencias, o tener un plan “b”, donde podamos pronosticar los posibles resultados que podamos tener (tanto positivos como negativos), nos guiará en la toma de decisiones.

Manos haciendo equipo Foto gratis

5. Comunicación

La capacidad de conectar con otras personas es fundamental para darte a conocer y así, conseguir tus objetivos. Aunque podemos enfocarla sólo en otras personas, la comunicación que tengamos con nosotros mismos/as (diálogo interno) será la base para hacerlo con otros.

¿Cómo desarrollarla?

La comunicación verbal es importante, al igual que la no verbal. Utilizar la técnica de las neuronas espejos, donde “imitamos” los movimientos de nuestro interlocutor nos acerca más a ellos. También la transparencia y la empatía nos ayuda a crear mayor confianza con el otro.

6. Liderazgo

Seguimos pensando que esta habilidad sólo se trata de decirle al equipo lo que deben hacer. Realmente el liderazgo se refiere a trabajar todos en conjunto al crecimiento de la empresa. Incluso de tener la capacidad de saber explotar el talento de cada uno de los integrantes del equipo.

¿Cómo desarrollarlo?

Todo lo que te he mencionado hasta el momento utilizado de manera correcta y de forma equilibrada, te ayudará a tener un perfil de líder. Comenzando por una comunicación asertiva y empática, así como una escucha activa. También formar parte de la ejecución del trabajo cuando sea necesario demuestra cercanía con el equipo. Estar dispuesto/a a aprender de cada uno de ellos es una manera de mostrar tu humildad y tu disponibilidad a seguir creciendo como profesional y como persona.

7. Toma de decisiones

La toma de decisiones utiliza la habilidad de asumir riesgos y la orientación al logro, así como la iniciativa y la autoconfianza. Esta habilidad nos permite avanzar, mantenernos y/o evitar fracasos. En el 2020 con la pandemia, la capacidad de tomar decisiones y la adaptabilidad al cambio (que veremos más adelante) fue la que ha salvado a muchas empresas.

¿Cómo desarrollarla?

Si bien podemos tener mucha experiencia en nuestro campo y otras cosas, si se trata de decisiones difíciles que sabemos que no manejamos todos los factores de ello, contar con terceras personas de forma objetiva, es una idea que puede brindarnos confianza y seguridad a la hora de tomarlo. Compartir las preocupaciones ayuda a ver otros puntos de vistas.

8. Adaptación al cambio

El emprendimiento no se puede dirigir con un GPS. Con la cantidad de cambios diarios que hay en el mercado, el mundo tecnológico, etc. a pesar de marcarnos un camino, es muy fácil que a los pocos días, tengamos que redirigirlo. Claro, que a pesar de cambiar de camino, nuestra meta seguirá siendo la misma.

¿Cómo desarrollarla?

Anticiparte en la medida de lo posible a los cambios te permite tomar decisiones más digeridas, y no de forma impulsiva. En caso de no ser posible, porque los cambios no siempre avisan su venida, evita aferrarte a una sola forma de hacer las cosas. Incluso, hacer cosas diferentes en tu vida cotidiana te permite desarrollar esa habilidad.

9. Capacidad creativa

Así como la huella digital nos caracteriza y nos diferencia de otras personas, en el caso de las empresas y negocios, el valor agregado será lo que nos haga únicos. Con esto no me refiero necesariamente a inventar nuevos aparatos, por ejemplo. Podemos utilizarla al detectar una oportunidad de negocio, para encontrar soluciones a crisis, etc.

La influencia de la capacidad creativa en el éxito o fracaso de un negocio va más allá de la mera capacidad para inventar objetos innovadores o de crear una campaña de comunicación rompedora. En realidad, esta habilidad se puede aplicar a todos los procesos de un negocio.

¿Cómo desarrollarla?

La Autoconfianza, medir los riegos y aprender a salir de la caja, son buenas habilidades que nos ayudarán a desarrollar la creatividad. Busca cuantas soluciones puedas para poder alcanzar el objetivo. Evitemos ver limites donde no los hay. Pensar de manera diferente, es lo que nos ayuda a tener resultados diferentes. Contar con otras personas creativas también nos ayuda a estimular la nuestra.

10. Capacidad para ver y crear oportunidades

Esta habilidad va un poco de la mano de la creatividad.  La curiosidad y la observación son características que ayudan a ver, o incluso, crear nuevas oportunidades de negocio

¿Cómo desarrollarla?

Aunque para crear oportunidades debemos tener una mentalidad libre, no debemos descuidar el mercado en donde nos movemos. De estar forma daremos pasos acertados. Debemos analizar la competencia para saber qué podemos mejorar. Evita las modas pasajeras para asegurar la rentabilidad.

Los diseñadores gráficos en una reunión Foto gratis

Como ves, muchas de estas habilidades van de la mano e incluso fusionadas para conseguir otras. Todas ellas (y algunas otras, según a lo que dediques tu proyecto emprendedor) no sólo te ayudarán a hacerlo de forma consolidada, sino también ayudarte a mantenerte en el camino, evitando el abandono.