Muchas veces, en muchos momentos de la vida, nos sentimos frustrados y no sabemos cómo lidiar con ella, creando un círculo vicioso.

La frustración es una emoción fusionada por la rabia y la tristeza que aparece cuando nuestros objetivos, nuestras metas, proyectos o deseos, no se cumplen. En el trasfondo se trata de una lucha entre la percepción falsa de control y la realidad.

Y aunque la percibimos como algo negativo, no tiene por que serlo. Por eso quiero hablarte de los tipos de frustración, los síntomas y algunos pasos para lidiar con ella y usarlo a tu favor.

La tolerancia y gestión de la frustración está estrechamente relacionada con la etapa de nuestra niñez, desde ahí comenzamos tener contacto con ella. Si tenemos una base de gestión emocional, es mucho más fácil lidiar con ella.

Y no se trata de superarla, y una vez superada, ya más nunca va a aparecer. Porque como el resto de las emociones, puede seguir apareciendo de forma puntual, pero con estos pasos que te quiero dar, te irás adaptando y lidiando cada vez mejor con ella.

Los tipos de frustración pueden ser:

Interna, cuando se trata de objetivos personales, donde tenemos cierto grado de responsabilidad, como por ejemplo relacionado con emprendimiento, trabajos, estudios, etc.

Y la externa, cuando se trata de lo que no depende de nosotros y no tenemos ningún control para lograrlo, como por ejemplo el tráfico.

Las personas que viven la frustración suelen ser…

Impulsivas, procrastinadoras, poco flexibles, son intolerantes al error, ansiosas y, entre otras cosas, abandonan con facilidad los objetivos deseados.

La poca o nula tolerancia a la frustración nos demuestra el nivel de gestión emocional que tenemos.

Por eso, hoy te traigo 6 pasos que puedes dar para lidiar con la frustración cada vez que aparezca.

1. Permítete cometer errores y evita la autocrítica, recuerda que somos muchas veces somos nuestros propios verdugos.

2. Proponte retos que estén a tu altura para encontrar el equilibrio y evitar el estrés.

3.  Utiliza la frustración como motor para continuar, informándote o preparándote mejor para motivarte.

4 No reprimas las emociones: permítete vivirlas para evitar la impotencia y sentirnos más libres en nuestros objetivos.

5. Date un descanso, recuerda que cuando una tarea se te dificulte, realiza una actividad que no tenga nada que ver con eso por unos minutos y retoma cuando estés más tranquilo.

6. Pide ayuda cuando lo necesites a un psicoterapeuta para que te de las mejores herramientas de saltar este obstáculo que estás viviendo.

En conclusión, la frustración puede aparecer en muchas ocasiones de nuestra vida. Y para lidiar con ella, será necesario autoconocernos y seguir estos 6 diferentes pasos.