Ya llegó ese momento. Finalmente has decidido hacerle caso a esos pensamientos que no paran de pasar por tu cabeza, a veces hasta de manera obsesiva, y decides emprender… y de repente, te das cuenta que no sabes por dónde empezar.

Por mi experiencia y por lo que me manifiestan en las sesiones, yo comparo el emprendimiento como un Puzzle que tienen sin saber cómo armarlo, y te explico por qué:

Un puzzle (o rompecabezas) es una imagen o una figura 3D dividida en piezas, donde tu objetivo es buscar cómo conectarlas entre ellas para lograr completar la imagen o figura. Puedes ver la imagen en la caja y guiarte por ahí para avanzar.

Cuando yo aprendí a armarlos, me enseñaron que la clave era empezar por los bordes. Por eso comenzaba a separarlos, y además aprovechaba de separarlas por los colores. Y efectivamente, no siempre era demasiado fácil, pero ya tenía todo en orden y lograba tener un borde delimitado que me servía de guía para continuar.

En el caso de emprender un negocio es igual: tenemos una idea en la mente, aunque sea vaga y nuestra intención es ir haciéndola crecer. Y nuevamente empezaremos con los bordes: describiendo el negocio, como sería, el cliente ideal, el sector, si será físico u online…

Si tienes las ganas de emprender, pero no sabes en qué, también puedes empezar por descartar lo que NO quieres hacer. Me explico, en vez de buscar en qué emprender, busca en qué no quieres emprender. Una lluvia de idea como esta puede darte muchas pistas. También podrás hacerlo con el método ikigai. Estos serán tus bordes.

Por eso quiero darte las 6 mejores técnicas que te pueden ayudar a armar uno de los puzles más importantes que has hecho:

Usa tu tiempo disponible

Aunque sea 1ó 2 horas diarias o un poco más los días libres es importante que establezcas (y cumplas, claro) un tiempo que puedas dedicarle a tu emprendimiento. Sea como sea, diario o semanal tendrás que respetarlo como tu horario de trabajo. Es tu primer compromiso, cumpliéndolo será como abrir tu puzzle.

Identifica las ideas de negocio

Puedes tenerla muy clara, vaga o no tener ninguna idea. En cualquier caso, deberás investigar los sectores que tengan más demanda, tener en cuenta la competencia o tener la perspicacia de ver una necesidad no descubierta aún. Pero sobre todo, que te guste. Yo te recomiendo hacerte un Excel para que puedas recopilar toda la información.

Centra tus ideas

Ya con toda la información anterior, realiza un Modelo Canvas. Encuentra tu cliente ideal, los servicios externos que debes contratar (internet, electricidad, gestoría, proveedores, contrataciones…), lo que vas a ofrecer, qué te diferencia. Si se trata de un negocio físico u online. También es importante cómo te harás conocer y lo que necesitarás financieramente para que funcione (gastos y ganancias). Esto por darte un resumen de lo que necesitas tener. La idea es tener tu negocio fuera de tu mente, plasmarlo en un papel, una pizarra o en tu ordenador (mejor).

También te recomiendo hacer un Análisis DAFO para ubicar el Canvas en la situación actual: analizar tus fortalezas y oportunidades así como tus debilidades y amenazas. Cuando lo aplicas a nivel personal tiene mejores resultados (tus fortalezas a nivel profesional, tus debilidades…)

Ya aquí debes tener los bordes de tu puzzle lo más definidos posibles, ahora viene la hora de la verdad…

Test de Mercado

Testar el producto o servicio. Básicamente lo que haremos es comprobar que lo que ya hemos armado encaje con las otras piezas (clientes ideales, estudio de competencias y precios). Puedes hacerlo dando pequeñas muestras de tus servicios y/o productos y luego realizar una encuesta, preferiblemente anónima para que las respuestas sean más objetivas. Luego compara con tu idea inicial y modifica si es necesario.

Encuentra un nombre comercial

Este nombre es el resultado de todo tu esfuerzo y del porvenir. Es muy importante esta decisión que decidas tomar, El nombre de tu empresa debe relacionarse con lo que ofreces. Cuida también hacerlo corto, muy sencillo y fácil de recordar. Pero lo más importante del nombre de tu negocio, es que debe encantarte. Lo mencionarás muchas veces en tu vida.

Desarrolla tu producto o servicio

Ya sólo queda ponerte manos a la obra: crear tu producto o dar tus servicios y ofrecerlo por los diferentes canales a tus clientes ideales. También deberás averiguar si necesitas de algunas licencias o tu trabajo tiene regulaciones. Ubica también la mejor figura jurídica para tu empresa: Autonomo, Sociedad Limitada, etc.

¡¡TA-DAAA!! Puzzle finalizado y negocio en funcionamiento. Si, sé que puede tomar un tiempo hacerlo. Lo importante (aunque suene muy cliché) es la constancia. Si dejas el puzzle abierto y sin averiguar como armarlo, no se armará por sí solo. Y te creará frustración. Espero te sirvan todas estas técnicas para tu emprendimiento. Déjame tu opinión en los comentarios.