Nos pasa a muchos y no solo en el trabajo. El autosabotaje es un enemigo silencioso que cada vez que lo aplicamos, lo asentamos más en nosotros, así como un hábito.

El “Autosabotaje” se manifiesta a través de todos aquellos aspectos que no logramos aceptar de nosotros, como por ejemplo las creencias basadas en miedos o limitaciones que sin darnos cuenta a lo largo del tiempo las vamos alimentando cada vez más dándoles más a fuerza.

¿Te ha pasado alguna vez que tienes una ilusión muy grande con algún proyecto o una pareja, por ejemplo y cuando se te da la oportunidad se te baja el entusiasmo? Esto puede ser una característica de sabotaje a nosotros mismos. Más abajo hablaremos de ello.

La realidad de todo es que por lo general somos nuestra propia enfermedad y a su vez tenemos el antídoto. Ninguna de estas cosas las solemos tener presentes. Por eso te voy a nombrar 6 claves para ir aplicándonos la medicina en nuestro trabajo e incluso en la vida en general.

¿Diani, y con esto ya jamás volverá a pasarme? Si seguramente te seguirá pasando. Sin embargo, como cualquier hábito nos iremos re-educando al respecto y lograremos identificarlo.

  1. “Piano a piano vai lontano” (paso a paso vas lejos)

¿Te ha pasado que pones mucha energía al inicio de la jornada poniéndote altos objetivos, y de un momento a otro te cansas sin querer continuar?

A mí me paso por mucho tiempo, y la misma fuerza que tenía al inicio era exactamente el mismo nivel de frustración al final de la jornada. Y con ello aprendí que mis objetivos debían ser alcanzables y de ser posible dividirlos en sub-objetivos, daba mucho más por esos pequeños objetivos que me ayudan a ir al siguiente y además con ello notaba que cambiaba mi propio concepto de ser capaz de lograrlos, me automotivaba más y disminuí la frustración.

Así que para evitar el autosaboteo y la frustración hazte tus actividades mucho mas sencillas y divídelas en objetivos que sepas que puedes lograr.

2. Desarrolla tu liderazgo continuamente.

Si estas realizando algún tipo de cambio profesional y debes liderar equipos, esta es la primera clave.  ¿Cómo nos saboteamos en este punto? El liderazgo bien llevado, es aquel que nos permite soltar el control en los demás: observar, confiar y apoyar. Otro punto en el que nos dejamos de sabotear es cuando dejamos de un lado la idea de tener la respuesta y solución a todo. Cuando nos abrimos a aprender de las demás personas y observarlas con el fin de lograr un objetivo en común, es mucho más sencillo generar la sinergia y el avance.

Esto no ayuda a generar nuevas ideas, fortalecer la confianza en el equipo y en nosotros como líderes. ¿Qué más podemos pedir?

3. Enfrentar y aceptar el error del pasado

Si, lo sé, “Diani, eso es muy fácil decirlo”. Pero, a ver, los errores son como piedrecillas en los zapatos que hasta que no las sacamos, no dejan de molestar. Con la gran diferencia, que estas piedritas nos dejan un regalo inmenso que es un aprendizaje para no volver a encontrarnos con ellas.

Esto también me ha pasado y lo único que hacia era encontrarme siempre con los mismos errores en el entorno laboral. No avanzaba, sentía que estaba dando vueltas y llegaba al mismo punto, me frustraba porque “siempre me pasa lo mismo” y abandonaba enseguida porque “esto no es para mí” (frases autosaboteadoras). Cuando salí del victimismo y empecé a ver mis pasos objetivamente y encontré ese “pain” (dolor) que no tenía aceptado, fue como un renacer, porque era totalmente libre y responsable de mis propios pasos.

4. Buscar cómo solucionar los problemas y evitar las quejas.

¿Cuándo comunicas tus problemas es sólo para desahogarte o con el fin de buscar soluciones?

Ojo, no esta mal quejarnos en un momento dado. El problema surge cuando hacemos de eso un hábito y vivimos en ese círculo vicioso. Y es una perfecta receta de autosabotaje, porque no nos permite avanzar ni responsabilizarnos de nuestras acciones en el trabajo, por ejemplo.

5. Autoconfianza

Las personas en general, solemos querer y transmitir una imagen.

Por eso es importante creer en lo que hacemos y lo que queremos. Porque difícil será que otras personas (clientes, proveedores, compañeros de trabajo, etc.) confíen en nosotros, si nosotros mismos no lo hacemos.

Vale, Diani…pero ¿cómo hago eso de la autoconfianza?

Hay muchísimas actividades que podemos hacer como introspección, nuestro DAFO personal o incluso realizar un listado de éxitos obtenidos.

6. No robar más nuestro tiempo.

Una de las causas que provoca el autosabotaje es la poca o nula gestión del tiempo y la procrastinación (dejar para después lo que podemos o debemos hacer ahora). Con estas acciones evitamos lograr nuestros objetivos y llamar nuevamente a la frustración y la culpa por ello.

Esto también lo he vivido en muchas ocasiones. Y el hacerlo consciente y utilizar diferentes técnicas de gestión del tiempo como Il Pomodoro, Kanban y la Caja de Eisenhower me han ayudado ha mantenerme concentrada en mis horas laborales.

Como ves son pequeños cambios conscientes y de manera responsable que puedan generarnos esos cambios. Con los que desarrollamos nuestra autoconfianza y nos quitamos poco a poco esas creencias limitantes con las que hemos crecido que tanto nos restringen.