Uno de los grandes errores que cometemos los emprendedores, es hacer al inicio los objetivos detallados y dejarlos guardados en el cajón. Lo que hace que no nos sirvan de camino, sino que por el contrario, nos sintamos perdidos/as.

Por eso, ya de vuelta del verano, de haber desconectado y refrescado las ideas, es muy importante que los objetivos de nuestros proyectos también sean vistos y evaluados para ver si es necesario hacer algún cambio u observar cuáles se han cumplido y cómo hemos avanzado. Debemos evaluarlos cada 3 o 6 meses para poder mantenernos ceñidos a los objetivos y evitar improvisar. Recuerda que los objetivos siempre deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con fecha límite. Para saber cómo realizarlos, aquí podrás saber cómo hacerlo.

Entonces, ¿por qué es importante fijarse objetivos bien sea a nivel personal o profesional?

Como te comenté antes, los objetivos nos sirven de mapa, de guía. Son los que le dan dirección a las metas que queramos lograr. Cuando estas están claramente definidas, nos permite que muchas de las decisiones que tengamos que tomar, sean fáciles y no necesitamos gastar energía mental pensando en ello.

Además, nos permiten evaluar el progreso al dedicarnos a observar qué tan cerca estamos de lograr las metas y cuántos objetivos hemos alcanzado, podrás ver dónde has tenido más éxito y dónde necesitas más trabajo para reforzar o cambiar la estrategia.

Fijarnos objetivos también nos permiten aumentar nuestra responsabilidad y motivación. Si tenemos claro lo que queremos, sabremos qué pasos debemos dar para llegar a ello y mantendremos el foco y dedicar nuestras energías en ello. También es un buen aliciente motivador, pues cada vez que cumplimos un objetivo (por más pequeño o fácil que sea) sentimos satisfacción por reconocer la capacidad que tenemos y nuestro avance. Ese es el motor que nos permite seguir adelante.

Entre otras virtudes que tienen los objetivos, nos ayuda a superar bloqueos mentales. Estos sacan a la luz muchas de nuestras sombras que debemos decidir si queremos superar o no. Hay muchas maneras en las que pueden esconderse como la procrastinación o el perfeccionismo, etc. Cuando tenemos metas y sus objetivos determinados en el tiempo, nos vemos comprometidos a progresar a nivel personal para llegar a ellos.

En resumen, fijarnos objetivos es uno de los puntos más importantes a considerar si quieres lograr cosas importantes. Nos sirven de guía, a observar nuestros avances, de motor, de crecimiento personal, a ser personas responsables y comprometidas.