Has desconectado, has pasado unos momentos irrepetibles fuera de tu rutina que quisieras que no acaben… Y como si de un sueño se tratara ¡PUM! De vuelta al trabajo. ¿Te parece conocido?

Se trata del síndrome postvacacional. Nos produce una mezcla de tristeza, apatía, falta de energía y desmotivación a la hora de incorporarnos en nuestras rutinas después de unas vacaciones que además hemos disfrutado.

Los más propensos a vivirlo con mayor facilidad son las personas que tienen menor tolerancia a la frustración. Y también las personas que no disfrutan de su trabajo (bien sea por las funciones, el entorno, la poca valoración, etc.), porque pasamos de tener en nuestras manos el placer al 100% a 0 cuando volvemos.

Por eso, es importante saber dos cosas: La primera es que busques realizar algo que disfrutes en tu día a día para que no estés contando las horas para que lleguen las vacaciones (o el viernes). Y la segunda, es que será muy normal que vivas este síndrome, aunque sea un poco. Para la primera opción sabes que puedes contar con Auto Serendipia, y para la segunda… ¡también! Pero igualmente me gustaría dejarte aquí 4 maneras que puedes comenzar a aplicar para aliviar los efectos de este síndrome.

1.    Reserva un par de días antes de incorporarte al trabajo para ti, para que puedas ir adaptándote a la rutina de a poco.

2.   Adapta poco a poco los horarios para acostumbrar a tu cuerpo y evitar el cansancio. Sobre todo en cambio de huso horario de ser el caso.

3.    De ser posible, tómate diferente el inicio de la rutina. Por ejemplo, pon algo de música, lleva algo para compartir (y así también alivias el síndrome a otros), etc.  Sé que según la carga es más o menos difícil, pero si tienes la opción no lo dudes.

4.   Ten alguna actividad grata a diario. Esto no solo para el síndrome postvacacional, sino a nivel general. Recuerda que nuestro rol laboral, bien sea emprendimiento o con una empresa, tiene un momento del día para dedicarle, no debemos estar 24/7 en ello. Es necesario desconectar y disfrutar.

En conclusión, busca algo que disfrutes hacer, gestiona tu frustración, date tiempo para adaptarte a la rutina y disfruta de tu tiempo libre. Así podrás aliviar los efectos del síndrome postvacacional.