¿Sabes que uno de los grandes miedos del ser humano es el fracaso? Así es, a veces nos paraliza y otras nos permite tener cuidado en nuestros pasos para continuar. Esto, como otras cosas, aplica en muchas partes de nuestra vida: Un trabajo, una relación, un deporte, un examen…

Y partiendo de ahí, quiero empezar con una reflexión:

¿Qué pasaría si cuando empezamos a caminar, nunca nos hubiésemos caído? Seguramente que cuando hubiésemos empezado a correr, no hubiésemos sabido poner las manos para protegernos. Así es la vida.

No nos vamos a engañar, en primera instancia muchos errores los vivimos muy profundos. Nos generan, rabia, tristeza, dolor, Miedos, inseguridades…que definitivamente, no nos hacen sentir nada bien. Eso esta claro.

Este podcast no es para que el fracaso y tú sean amigos inseparables, ni tampoco para que lo rechaces. Es una invitación a verlo de una manera más objetiva, para que puedas apreciar la importancia que tiene en tu vida. Y esto sólo es posible cuando logras canalizar las emociones que te surgen.

¿Recuerdas algún error en concreto en el que, tuviste más cuidado en no repetirlo y una vez dados los cambios mejoraste muchísimo? De eso quiero hablarte hoy, de las 4 herramientas que te ofrece el fracaso para tu vida.

¡Empecemos!

  1. El fracaso te ayuda a tolerar más la frustración: Ya sabes que cometer errores es una opción, así que seguramente cometerlo no te hará feliz, pero sí te ayudará a salir de ello más fácilmente.
  2. Es parte de la integración del aprendizaje: Una vez baje la bruma emocional, puedes ser capaz de ver dónde ha estado el error y aprender de ello para no repetirlo.
  3. Te ayuda a tener más precaución en tus pasos: verás qué será mejor implementar para tener el mejor resultado y disminuir los errores.
  4. Te permite ser más flexible y resolutivo/a: Eres capaz de ver la necesidad del cambio y estudiarlo para poder mejorar el resultado.

Recuerda que la piedra no es ni buena ni mala, dependerá del uso que tú le des. Si bien emocionalmente el fracaso no nos hace sentir bien al momento, te invito que, una vez pasado el trago amargo, puedas verlo más de cerca y seguramente encontrarás oportunidades para cambiar y mejorar.